HEARTHUNTING

HEARTHUNTING
Psicología del Afecto

HEARTHUNTING COLOMBIA

Apreciados:

La experiencia en Headhunting del Área Organizacional de Medinet, sumada a la experiencia en Psicología Clínica y del AFECTO/EMOCIÓN de Medinet, se suman y se consolidan al servicio de toda esa población de personas que quieren ser más precisas y asertivas con su escogencia de pareja.

Bienvenidos, con la seguridad de poderlos ayudar.





Edgar León Lozano, Ps. (MEDINET)

viernes, 24 de junio de 2011

La ciencia de la belleza

Un aporte de FORUM PSICÓLOGOS, al tema de la Psicología Afectiva:

La ciencia de la belleza (Redes 100)



Las personas menos atractivas sufren una desventaja social real y son más proclives a sufrir depresión que las más atractivas. Los más guapos, además, encuentran trabajo más fácilmente y cuentan con más probabilidades de alcanzar la felicidad. El reportaje ¿La ciencia de la belleza¿, explica el porqué.

Redes ha invitado, a tal efecto, a la autora de La supervivencia de los más guapos, la psicóloga estadounidense Nancy Etcoff, que ejerce su labor profesional en Havard Medical School y Massachusetts General Hospital (Massachusetts, EE.UU.), en cuyo Departamento de Psiquiatría dirige el Programa de Estética y Bienestar. Su teoría es que existe una geometría abstracta de la belleza donde la biología es determinante. Ello se debe a que el 50% del procesamiento superior de la corteza cerebral humana es visual.

Etcoff, contrariamente a lo que se creía hasta ahora, afirma que la percepción humana de la belleza no deriva de un condicionante cultural, un canon, sino que es de origen genético. La docente y también consultora privada, que ejerce como psicoterapeuta individual y de pareja, sostiene que la conducta de las personas se rige por las señales universales que publicitan el estado de salud y, en particular, la capacidad procreativa, lo que repercute en el desempeño social individual, favoreciendo a las que resultan más atractivas.

Y el video está interesante:


Hearthunting, junio de 2011

viernes, 7 de enero de 2011

Sexualidad


La Ciencia del Sex Appeal

Este programa ahonda en los procesos subconscientes más profundos para mostrarlos externamente con todo tipo de detalles y especificaciones. ¿Es la atracción sexual una mera cuestión de gusto o una ecuación biológica que espera ser resuelta? Ciencia del Sex Appeal aísla todos los detalles de la atracción sexual humana con la intención de determinar su condición genética, hormonal o neurológica. ¿Se apoya esta atracción en la vista, en el olor o en pequeñas y sutiles señales como la voz y el movimiento? Después del programa, nunca más verás a un extraño, a un ser amado o a ti mismo de igual manera.

Los científicos siempre han pensado que las preferencias de las parejas eran completamente arbitrarias. Sin embargo, estudios recientes sugieren que ciertos factores inconscientes que el hombre no puede controlar, como por ejemplo el sonido y el olor, pueden atraer a unas personas hacia otras. Los expertos de este programa quieren asegurarse de que la secreción natural que emite la mujer para atraer a un hombre, realmente afecta el nivel de atracción de éste hacia ella. Para ello, le piden a un grupo de hombres que clasifiquen el nivel de atracción de varias mujeres que aparecen en unas fotografías. Cuando durante el experimento a los hombres se les facilita el olor artificial de la secreción natural de una mujer sin saberlo, absolutamente todas las féminas resultan atractivas para ellos.

En los locales nocturnos de todo el mundo, una guerra bioquímica invisible está teniendo lugar. Los hombres segregan androstenona que repele a las mujeres que no están ovulando, mientras éstas hacen lo propio con su secreción natural, provocando que los varones las encuentren sexy. ¿Podría esta secreción natural de la mujer convertirse en un arma secreta del arsenal de la atracción? No te pierdas este programa para descubrirlo.

¿QUÉ NOS HACE SEXY?

¿Alguna vez te has preguntado qué es realmente el sex appeal? Este término anglosajón que a todos ya nos resulta tan familiar se identifica de inmediato con la atracción física y sexual de una persona o con el conjunto de características que hacen que dicha persona resulte atractiva física o sexualmente. Pero… ¿cuáles son esas características?, ¿por qué nos atrae más una persona que otra? Evidentemente, ambas preguntas han sido objeto de todo tipo de estudios en universidades e instituciones científicas.

Aunque resulta muy difícil llegar a conclusiones 100% acertadas, sí existen ciertos factores que parecen interferir en el secreto y complejo mundo de la atracción. Entre ellos, la importancia de apoyarse en las mismas creencias, gustos y valores; la complementariedad (los matrimonios felices se apoyan en la capacidad de cada uno para satisfacer las necesidades del otro); el hecho de ser competente; la atracción física (ciertos estudios indican que las personas de gran belleza física son también percibidas como psicológicamente atractivas); y la cultura, ya sea entendida como sabiduría (conjunto de conocimientos que permite a alguien desarrollar un juicio crítico) o como manifestación en que se expresa la vida tradicional de un pueblo determinado. En base a ello se entiende el hecho de que las personas que viven en países alejados del suyo se acerquen a aquellos que entienden y comparten su mismo sentir cultural. Ahora bien, no debemos olvidar que las diferentes culturas también tienen criterios muy diversos sobre lo que constituye la belleza física, variando incluso con el paso del tiempo. Esto se ha observado notablemente en relación con la figura de la mujer ideal. Por lo general, siempre se consideró que la belleza facial era más importante en la mujer que en el hombre, aunque en los últimos años su peso y la estatura determinan el canon de belleza por excelencia.

Por otra parte, ciertos autores también consideran que las personas perciben sus sentimientos en términos de utilidades, es decir, cuanto mayor es la recompensa, mayor es la atracción. Dicho de otra manera, nuestras actitudes hacia los demás pueden verse influenciadas por la evaluación de las recompensas que éstos tendrán para nosotros. De ahí que muchas personas se sientan atraídas por otras de mayor nivel adquisitivo

EL PERFUME Y EL SONIDO DEL SEX APPEAL

Para que los menos agraciados físicamente no se sientan tan mal, no todo parece depender de las características de la persona y de la simetría de la cara o el cuerpo. El olor y los sonidos también pueden resultar indispensables para alcanzar el mayor grado de sex appeal posible.

De acuerdo a un estudio de la Universidad Charles de Praga, el olor de las mujeres puede hacerlas más atractivas o repelentes ante los hombres dependiendo del momento del mes en que se encuentran. Una mujer que está viviendo su etapa más fértil del ciclo menstrual presenta un olor de axila mucho más suave, lo contrario que ocurre cuando tiene la menstruación, periodo en el que emite un olor más fuerte y repulsivo.

Además, según una investigación de la Universidad británica de St. Andrews, cuando las mujeres se encuentran en su período fértil optan por los hombres con tonos de voz graves y profundos. Esta preferencia por las voces más masculinas se debe a que las perciben como indicadores de buena salud y mayores posibilidades de éxito reproductivo. Por otra parte, los investigadores descubrieron que cuando las mujeres no se encuentran en la fase fértil, se inclinan por voces un poco más agudas que son interpretadas como una señal de hombres cariñosos y proclives a una relación de largo plazo. También descubrieron que las mujeres más atractivas no cambian su preferencia según la etapa del ciclo menstrual, quizá porque les resulta más fácil establecer vínculos con hombres de voz grave, un indicador de altos niveles de testosterona.

Finalmente, un estudio psicológico de la Universidad McGill de Montreal ha llegado a la conclusión de que la música también estimula las mismas regiones cerebrales que los impulsos sexuales.

IR AL GRANO

En contraposición con la teoría de la importancia de la simetría del rostro y del cuerpo a la hora de la atracción, un equipo de científicos y psicólogos británicos de las universidades de Aberdeen, Durham y Saint Andrews, consideran que no hay nada como ir al grano. Según estos científicos, que presentaron su estudio en el Festival de la Ciencia celebrado en Liverpool en septiembre de 2008, el éxito a la hora de decidirse a conquistar a un hombre o a una mujer reside más en la determinación que en la belleza.

Estos científicos entrevistaron a 230 hombres y mujeres para determinar qué papel desempeñaban distintos factores en la atracción sexual o emocional por el otro sexo. En base a sus respuestas, llegaron a la conclusión de que las facciones de la persona que desea seducir a otra son menos relevantes que su sonrisa, su capacidad para mirar directamente a los ojos o sus maneras para expresar con naturalidad que le gusta mucho.

Todo esto lo ha intentado explicar Ben Jones, coautor del estudio, con las siguientes palabras: “Investigaciones anteriores han enfatizado la importancia de ciertas características físicas como por ejemplo la simetría facial o el tono de voz. Sin embargo, este estudio demuestra que la capacidad de atracción de un ser humano no es tan sencilla como en un principio parecía. No depende de una piel sin defectos o de unos rasgos simétricos, sino que se trata de un proceso mucho más complejo”.

Según Jones, nuestro cerebro combina datos sobre la belleza física de los demás con la atracción que parecen mostrar por nosotros. “Se trata de distribuir nuestros esfuerzos sociales de un modo inteligente”. El cerebro tiene la tendencia a no malgastar demasiado tiempo ni con los individuos que no le resultan atractivos ni con los que considera que no están a su alcance.

CUERPO SIMÉTRICO – ¿CIENCIA O EVOLUCIÓN?

Hasta la fecha la ciencia ha intentado demostrar que en distintas culturas el cerebro humano considera más atractivos los rostros simétricos. Científicos británicos extendieron el estudio a las medidas corporales y concluyeron que el cerebro también parece preferir los cuerpos simétricos. ¿Por qué? La respuesta es simple. Por lo general, un cuerpo armónico indica la existencia de un cuerpo más sano. Y un cuerpo sano se traduce en un mayor potencial reproductivo, en una mejor “calidad genética” y en una mayor capacidad competitiva frente a los demás.

El equipo de psicología evolutiva de la universidad británica de Brunel creó imágenes tridimensionales de los cuerpos de 40 hombres y 37 mujeres de 21 años. Eliminaron el color de piel y de cabello para que los prejuicios no afectaran las respuestas y los midieron milimétricamente. Más tarde, 87 jóvenes calificaron los cuerpos. La conclusión fue clara: aquellos que tenían cuerpos simétricos también poseían mayor sex appeal.

Los jueces llegaron a la conclusión de que las mujeres deberían tener las piernas largas, la cintura pequeña y los pechos y las caderas grandes. Rasgos físicos que los investigadores creen que se perciben como un mayor índice de fecundidad. En los hombres, sin embargo, se preferían las piernas fuertes, el torso grande y los hombros anchos.

La explicación a estos resultados parece encontrarse en la teoría de la evolución: “Los rasgos de fortaleza sugieren mayor capacidad de competitividad y más posibilidades de supervivencia que los de debilidad”. Siempre se supo que los rostros simétricos parecían ser entendidos por el cerebro como más atractivos aunque la novedad está en que la atracción sexual también parece depender de la simetría del cuerpo.

Publicado por FORUM PSICOLOGOS en 08:10


Hearthunting, Enero 2011

miércoles, 8 de diciembre de 2010

Hearthunting-Citas Rápidas


A lo largo de nuestra experiencia en Colombia y con población latinoamericana, hemos podido observar una característica particular que resaltamos en el trabajo de consecución de pareja: las expectativas afectivas no son las mismas durante la vida de un ser humano; tienen su propio período de maduración o evolución. Es así que, resumiendo nuestras observaciones, podemos clasificar las siguientes agrupaciones de expectativas afectivas (variable independiente), de acuerdo con un rango de edad (variable dependiente), de la siguiente manera:

De 18 a 25 años: El individuo, indistintamente de su género (femenino, masculino) o de su preferencia sexual (hetero, LGBT), generan su principal expectativa afectiva casi exclusivamente en el ENAMORAMIENTO, en el eros, en su impulso sexual, originado de manera contundente y natural en el mismo desarrollo vital de su sistema hormonal. El individuo en esta etapa difícilmente comprende la integralidad del afecto en términos de amor sano (eros+filia+ágape), por lo tanto difícilmente propendrá en la consecución de relaciones que lo integren. Es decir, que su expectativa central está basada en el EROS, en la experiencia sexual, en la exposición y prueba permanente de los retos de tipo seducción, sin mayor propósito que el de disfrutar y congruír con el principio del placer. Es un proceso de alguna manera natural identificado dentro de las diversas conductas exploratorias de los seres vivos. La experiencia afectiva que va adquiriendo el individuo en esta etapa le va construyendo un camino hacia la creación de una realidad integral afectiva: el incorporar dentro de la tríada del amor los componentes esenciales de amistad y colegazgo. Precisamente en esta etapa se generan los principales errores de escogencia afectiva, dado que el individuo cree tener la suficiencia para la toma de una decisión de inversión en planes de vida tempranos, que representan uniones o matrimonios con el tiempo fallidos.

De 25 a 35 años: El individuo, generalmente ha construido un principio de desarrollo en áreas sociales: laboral, académica, intelectual, interacción familiar, etc; es aquí donde el individuo ha procesado experiencias a nivel sexual suficientes para entender que el amor no se encuentra exclusivamente en la experiencia sexual. Se requiere algo más: algo que se debe cultivar, que se debe mantener y por supuesto que se debe manejar con entrenamiento o en su defecto con la consabida regla básica del ensayo y del error. Por supuesto, las decisiones afectivas que se toman en esta etapa van cargadas de un tipo de expectativa mucho más enfocada hacia relaciones afectivas duraderas, sin embargo, no necesariamente van orientadas a uniones o matrimonios “para toda la vida”, se evidencia un tipo de prudencia afectiva, dentro de la cual se presentan profundas frustraciones: por un lado, el impulso de lograr el acierto con la escogencia de su pareja (interpretado “acierto” en esta etapa como “el logro de una relación duradera”, sin establecer con claridad el período de tiempo del término “duradera”) y por otro la vivencia permanente de un sinnúmero de circunstancias de convivencia que generan desasosiego, inquietud, intolerancia, enojo, etc. Esta situación de permanente frustración no es más que la lucha confrontativa del principio del placer contra el principio de realidad, éste último mucho más evidente en esta etapa que en la anterior.

De 35 a 45 años: El individuo, generalmente asentado en el área laboral, económica, social, familiar, intelectual y académica, experimenta (sin importar su situación real: casado, unido, novio, soltero, amante, etc) un estado permanente de reflexión y de auto-cuestionamiento de su expectativa afectiva, usualmente encontrando profundas frustraciones, conflictos y estados sintomáticos (ansiedad, pánico, depresión, entre otros)que se vivencian y se desplazan hacia las diferentes interacciones de pareja que generan. La sensación de desolación es interpretada generalmente como soledad, distorsionando el valor que ésta última aporta al desarrollo integral del individuo. Y surge una poderosa necesidad de “definir” su situación afectiva, intentando combinar un extremo sentido de la prevención ante el fracaso con un extremo sentido de “necesidad” de vivir la vida acompañado de una pareja. Se presentan extremos prejuiciosos y estereotipados del ideal de pareja, se exageran esos ideales y generalmente el individuo permanece en un estado constante de desolación. Aparecen las primeras señales reales de autocuestionamiento filosófico ante la vida y su significado, elementos de encontrar sentido en lo que se hace, en lo que se piensa y en lo que se siente. Etapa difícil pero muy apropiada par el individuo tomar decisiones que corrigen errores previos de escogencia afectiva, y por supuesto generación de decisiones más racionales sobre su vida afectiva.

De 45 años en adelante: El individuo, generalmente en esta época vivencia cambios drásticos a todo nivel: laboral, académico, económico, social, familiar, y por supuesto afectivo. Todo ello acompañado de cambios drásticos a nivel biológico externo e interno. Es un proceso natural y pare el cual usualmente nunca se prepara el individuo. Dentro de todos los cambios que se generan en la vida integral de ese individuo, el afecto se convierte en un elemento de compensación esencial ante las realidades de la naturaleza. Es una etapa donde si bien el elemento erótico está presente de manera menos prejuiciosa, las necesidades se centran prioritariamente en la filia (amistad) y en el ágape (planes de vida, colegazgo). Ello le da sentido a la vida del individuo y una fórmula efectiva de transcurrir esta vivencia natural es acompañado de una pareja. En lo posible compatible en todos los aspectos. Pero esencialmente compatible en el plan de vida. Es aquí donde el modelo de una relación afectiva sana, cimentada por el amor psicológicamente sano, se convierte en un objetivo y en una necesidad inminente para el individuo.

Con base en la clasificación anterior, que pretende simplemente entender cómo se comporta la variable: EXPECTATIVA AFECTIVA, a lo largo de la vida de un individuo, Hearthunting ya dispone de un modelo serio y científico perfectamente entendible por ejemplo para población de más de 30 años de edad. Sin embargo nuestro modelo podría no ser comprendido a plenitud para población menor de 30 años, por las razones expuestas arriba.

Por lo tanto Heartunting ha decidido abrir un área especial que atienda la población 18-30 años de edad, con todo el componente científico del modelo central pero adaptado a la expectativa afectiva de dicha población. Es así que el área nueva de Hearthunting se ha denominado:

HEARTHUNTING (CAZADORES DE CORAZONES)-CITAS RÁPIDAS

Cuyo objetivo poblacional es justamente aquella que se identifique con la expectativa afectiva joven, centrada en el EROS.

Les invitamos a conocer los detalles de nuestra nueva área de acción, consultando nuestro blog:

www.hearthuntingcitasrapidas.blogspot.com

Y a través de facebook:

http://www.facebook.com/profile.php?id=100001625487566&v=info

Antes de explicar brevemente el modelo Hearthunting, es necesario conocer lo que hoy día existe en el entorno:

Tomemos, por ejemplo una metrópoli como Bogotá, Suramérica:

http://lazonanext.blogspot.com/

http://www.facebook.com/group.php?gid=42276482298

http://www.facebook.com/group.php?gid=47798562656

http://www.planb.com.co/bogota/eventos-bogota/evento/velada-de-citas-rapidas/2617

http://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-3242603

http://twitter.com/Lazonanext/citas-rapidas

http://www.ucrostravel.com/Speed_Dating_Citas_Rapidas_Solteros_Colombia.php

http://planetacontactos.com/citas-a-ciegas/colombia/cundinamarca/bogota/

Veamos un puerto turístico como Barranquilla:

http://www.ucrostravel.com/formulario_reservas_speed_dating.php

Veamos en Pasto:

http://www.pastorumba.com/Citas-rapidas-en-Berlin.html

A nivel nacional en Colombia:

http://www.colombiay.com/colombia-colombia/personas-traves-citas-rapidas-speed-dating.html?pagina=17

Qué pasa en Perú:

http://www.citaperfecta.com/citasrapidas.php

http://surtitulares.com/mujer/item/12597-citas-r%C3%A1pidas-est%C3%A1n-de-moda-para-buscar-pareja

En Ecuador:

http://www.direweb.com/ecuador/w12-922-9.htm

En Chile:

http://comunidad.terra.com/comentarios/index/id/37841/user/lovecupid/?title=Citas+r%C3%A1pidas+para+solteros+en+Vi%C3%B1a+del+Mar+-+Chile

En Argentina:

http://www.pocosminutos.com/index.php

En Venezuela:

http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/forums/espacio_del_lector/newsid_4713000/4713400.stm

Una mirada a México:

http://www.amor.com.mx/index.htm

Un vistazo a España:

http://www.gennio.com/search/citas-rapidas-zaragoza

http://www.kewego.es/video/iLyROoafv8kc.html

Algunas opiniones en la red:

http://es.answers.yahoo.com/question/index?qid=20101127121156AAhTjMV

http://www.elsiglo.com/siglov2/Internacionales.php?idnews=16691&idsec=5&fechaz=28-04-2006

http://www.infonegocios.biz/Nota.asp?nrc=5649&nprt=1

En esta investigación que realizó Hearthunting, resaltamos los elementos profesionales encontrados en Perú, a través del juicioso y cuidadoso trabajo de nuestro colega, el Dr. Luis Venegas, en Lima. Presentamos su blog para consulta:

http://psicologosperu.blogspot.com/2010/08/citas-rapidas-speed-dating-o-multi.html

Para el lector juicioso, aparecerá un común denominador evidente. Esa facilidad aparente es cuestionable dentro del marco del modelo científico de Hearthunting. Las probabilidades de error en la escogencia afectiva, como puede observarse, son altas y cada vez con mayores riesgos de error.

El modelo Hearthunting ofrece una diferencia contundente: Citas rápidas, con un componente de respaldo profesional, que genera inmediatamente una garantía de responsabilidad en las coincidencias que se generen.

El procedimiento es muy sencillo y adaptado al modelo y al medio ambiente que se maneja:

1. Inscripción gratis, a través de la web: www.hearthunting.com.co

2. Clasificación inmediata, si tu edad está dentro del rango 18-30 años, en Hearthunting-Citas Rápidas.

3. Contacto directo desde Hearthunting para generar un proceso sencillo de coincidencias en perfiles afectivos que elevan la probabilidad de éxito en las citas que se producirán.

4. Envío de direcciones y teléfonos de los coincidentes, previa autorización de cada uno de ellos.

5. Monitoreo o tutoría de las citas.

6. Adicionalmente, de manera complementaria, y con la anuencia del interesado, soporte terapéutico en temas propios de la población, tales como: técnicas de seducción, habilidades sociales, estrategias de comunicación, etc.

Edgar León Lozano, Ps.

Director Científico

Hearthunting

www.hearthunting.com.co

Hearthunting, Diciembre 2010

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Nadie está con su pareja ideal

Nadie está con su pareja ideal

Los científicos examinan si la selección sexual que postuló Darwin rige la evolución

JAVIER SAMPEDRO 21/11/2010

Con quién forme pareja un individuo no depende solo de sus preferencias. Tal vez su tipo ideal esté fuera de catálogo, o sea tan escaso que nunca lo encuentre. Quizá no ha buscado lo suficiente, o ha buscado mal. A lo mejor sí la encuentra pero siempre está con otro. Tal vez usted no le guste.

· El cortejo y las hormonas

La cola del pavo es tan vistosa porque a las pavas les gustan así

Los hombres prefieren mujeres más delgadas que las que tienen

Las Tres Gracias de Rubens rozaban la obesidad y no estaban muy sanas

A las mujeres que los prefieren gordos les gustan muy muy gordos

El primer experimento que aborda directamente esta cuestión acaba de ofrecer unos resultados inesperados. Los rasgos deseados y los reales no coinciden ni para las mujeres ni para los hombres, aunque de formas muy distintas. Los hombres prefieren mujeres más delgadas que las que tienen. Las mujeres pueden preferirlos más delgados o más gordos.

Pese a todo, los hombres tienden a salirse con la suya, o a aproximarse lo más posible. Por ejemplo, los que prefieren a las mujeres delgadísimas están con parejas más delgadas que la media. Una conclusión general es que los rasgos que suelen considerarse primordiales para el atractivo tienen poca influencia a la hora de formar pareja en la vida real. (Resaltado de Hearthunting)

Alexandre Courtiol y sus colegas de las Universidades de Montpellier y Paul Sabatier (PLoS one, 9:e13010) han medido las preferencias de la gente en materia de altura y masa corporal, y las han comparado con los rasgos de la pareja real. Esos simples parámetros capturan casi toda la variedad de formas del cuerpo humano.

Los voluntarios -116 parejas heterosexuales de Montpellier, Francia- no expresaron sus preferencias de modo verbal, sino esculpiendo su silueta directamente en el ordenador, con un programa especial. También tuvieron que dibujar su propia figura, a modo de control. Los investigadores han procurado excluir los factores de variabilidad genética, y no solo por restringirse a Montpellier: por ejemplo, dejaron fuera del experimento a 20 parejas porque uno de sus miembros tenía al menos un abuelo de ascendencia no europea. Todo el proceso se llevó a cabo de forma anónima, incluso para la pareja (o sobre todo para ella).

El índice de masa corporal (IMC) es el peso partido por el cuadrado de la altura. Es una fórmula curiosa porque, a igualdad de forma, el peso de un cuerpo no crece con el cuadrado de su altura, sino con el cubo. Pero una persona alta no es una mera versión ampliada de una baja -suele tener una estructura ósea más escueta- y usar el cuadrado en vez del cubo corrige en parte esa complicación.

Para los adultos, un índice menor de 18,5 es signo de excesiva delgadez, y a menudo de anorexia. De ahí hasta 25 indica la forma óptima, hasta 30, el sobrepeso y más de 30, la obesidad.

El hombre ideal promedio de las mujeres es variable: mide 1,78 (pero va de 1,60 a 1,90); y pesa 75 kilos (algunas se conforman con 52 y otras suben hasta 109). Pero ni siquiera la mujer más prendada de los huesos masculinos traspasa el límite oficial de lo tolerable: busca un índice de masa corporal de 19 (por encima del 18,5 que marca el límite de la anorexia). Sin embargo, cuando una mujer dice que le gustan gordos, no se para en la frontera del sobrepeso (25) ni en la de la obesidad (30): le gusta un índice de 34, es decir, un obeso con todas las de la ley.

1,76 metros es lo más que dejan los hombres crecer a las chicas de sus sueños, y los hay que las prefieren de 1,56. La mediana de la preferencia masculina está en el puro límite de la anorexia (18,4), y hay hombres que apuestan por el 16. Cabe recordar que la pasarela Cibeles tiene vetadas a las modelos con un índice inferior a 18. Por el otro extremo, y a diferencia de lo que ocurría con las mujeres, el hombre más afín a las curvas no pasa de un índice de 27.

Se podría decir: todo el mundo está lejos de su ideal, pero solo las mujeres lo están de una manera impredecible. ¿Es esto correcto? Y ¿qué significa?

"De hecho, es correcto en lo que respecta a las preferencias para el índice de masa corporal", responde en una entrevista por correo electrónico el autor principal del trabajo, Alexandre Courtiol, del Instituto de Ciencias de la Evolución de la Universidad de Montpellier. "En cambio, las preferencias de altura son muy impredecibles para todos".

Incluso para el IMC ideal expresado por los hombres, subraya Courtiol, "y por mucho que haya una fuerte tendencia a preferir un IMC más bajo que el que tienen sus compañeras reales, no podemos predecir con exactitud el IMC que prefiere un hombre determinado. Siempre hay variación entre individuos, como en cualquier sistema biológico".

"Esto significa que, en promedio, si se compara lo que un hombre quiere con lo que tiene en términos de masa corporal, se encontrará con que su compañera es más gorda que su ideal; mientras que para las mujeres esto no se cumple: ellas tienden a preferir chicos más gordos o más delgados que sus parejas reales".

Esa variación, de hecho, era el principal objeto de interés de los científicos franceses cuando abordaron el estudio. "Esa variedad es importante", explica Courtiol, "puesto que, si tiene alguna base genética, puede constituir la materia prima para que operen la selección natural y la selección sexual". Los dos grandes motores de la evolución previstos por Darwin.

La selección natural es una idea simple: todo ser vivo tiene una gran capacidad de reproducción -produce copias de sí mismo con leves variaciones-, pero en un mundo de recursos escasos solo algunas copias sobreviven lo bastante como para reproducirse a su vez: aquellas con unas variantes más ventajosas en ese entorno particular.

Si las condiciones del entorno se mantienen durante cientos de generaciones, las variantes ventajosas colonizarán toda la población. Visto desde fuera, la especie habrá evolucionado hacia una forma mejor adaptada a ese entorno.

Pero Darwin se dio cuenta de que la cornamenta del antílope y la cola del pavo real no podían haber evolucionado por selección natural -ambas son costosas de producir, molestas de llevar y aparentemente inútiles-, y postuló un segundo mecanismo para explicar ese tipo de ostentaciones: la selección sexual.

La teoría sostiene que hay rasgos (adornos, colores llamativos, tamaños chocantes) que garantizan a su portador un gran éxito con el sexo opuesto. La potencia de este motor evolutivo es en estos casos superior al de la selección natural, que tiende a eliminar esos alardes tan vistosos para los predadores. Como mecanismo evolutivo, tener éxito es más rápido que pasar inadvertido.

Tanto la cornamenta del antílope como la cola del pavo real son producto de la selección sexual, aunque de dos modos distintos. La cornamenta le sirve al macho para pelearse con otros machos por las hembras. La cola sirve directamente para gustar a las hembras. Son las preferencias sexuales de las pavas las que han impulsado la evolución de la cola de los pavos.

Una hipótesis extendida para explicar nuestras preferencias sexuales -o incluso todas nuestras tendencias estéticas- es que lo bello es un marcador de lo sano. Una cara simétrica, por ejemplo, sería el resultado final de un proceso de desarrollo adecuado. Esto explicaría el gusto humano por la simetría. Pero Courtiol no cree que esa idea explique los nuevos datos.

"Determinar si los rasgos atractivos representan o no signos de calidad es una cuestión difícil", dice el científico. "Ya Darwin y Wallace [Alfred Russell Wallace, el codescubridor de la evolución por selección natural] discreparon sobre la cuestión, y la controversia no ha cesado. Los psicólogos evolutivos tienden a ignorar esos problemas, por desgracia, y han propagado la idea de que el atractivo es la marca externa de los buenos reproductores". Por ejemplo, si las tres gracias de Rubens representaban el canon de belleza del siglo XVII, el atractivo en esa época quedaba fuera de los márgenes considerados saludables por la medicina actual. "En un cálculo a ojo, comparándolas con mi base de datos gráfica, yo les pondría un IMC de 30, como si midieran 1,62 y pesaran 78 kilos". Un índice de 30 es la frontera entre el sobrepeso y la obesidad. "Por cierto, que una de ellas parece tener un cáncer de mama".

Hay, en efecto, varios artículos técnicos recientes que indican que las tres gracias -o al menos alguna de ellas- padecían no solo cáncer de mama, sino también escoliosis, hiperlordosis, hiperextensión de las articulaciones metacarpales y pies planos. Más que un signo de vigor darwiniano, la belleza parece en este caso un síntoma de enfermedad.

Un hecho curioso es que, aunque hay grandes diferencias entre una mujer y otra en materia de preferencias, no hay un sesgo general hacia hombres "más altos" ni "más gordos". Con los hombres, eso solo pasa con la estatura de su chica ideal: no hay tendencia general. Pero sí la hay con la forma del cuerpo. La chica ideal pesa en promedio cinco kilos menos que la real, o dos puntos y medio menos de índice de masa corporal.

Sin embargo, la variabilidad de preferencias que muestra cada mujer parece compensarse entre unas y otras mujeres. De modo que, si uno solo mira a los promedios de la población, ve que sus preferencias coinciden con su realidad: que los rasgos que consideran ideales coinciden con los que tienen sus parejas. ¿Por qué las preferencias y las características de la pareja real son tan parecidas en promedio? ¿Por qué las desviaciones del ideal deberían compensarse en la población?

"No lo sabemos", admite Courtiol. "Un biólogo panglossiano respondería algo así: 'porque las características de los hombres han evolucionado para que coincidan con las preferencias de la mujer promedio'. Pero no creo que esa explicación sea la correcta, porque las preferencias pueden cambiar muy rápidamente, y creo que, en efecto, la situación era diferente incluso muy recientemente (en una escala de tiempo evolutivo)".

El investigador francés explica: "Si la preferencia de las mujeres para la altura no hubiera cambiado por un tiempo, querría decir que, hace 50 años, las mujeres preferían hombres mucho más altos que la media de entonces; pero con el notable aumento de la estatura media en las últimas décadas -debido principalmente a la salud y a la modificación de los hábitos alimentarios, y no al cambio genético-, resulta que ahora la altura media de los hombres coincide con la media de las preferencias de las mujeres. Si esto es así, esa coincidencia es pura suerte".

¿Cree Courtiol que la correlación (entre las preferencias y características reales de la pareja) sería mayor entre las mujeres y sus aventuras sexuales? "Es muy probable, de hecho", responde el científico francés. Pero ese sería un experimento más delicado y difícil de organizar, ¿no? "En efecto; necesitaríamos analizar a las dos parejas, y habría que pedir a las chicas que trajeran a sus aventuras al laboratorio".

El cortejo y las hormonas

El amor humano probablemente ha evolucionado a partir del ritual de elección de pareja, o cortejo de atracción típico de los mamíferos. El rasgo definitorio del enamoramiento es la atracción sexual selectiva. El cortejo implica unos comportamientos típicos en la generalidad de los mamíferos: persecución obsesiva, posesividad, rechazo de los rivales... El ritual de elección de pareja dura horas, como mucho días o semanas. En los humanos dura un año y medio.(El resaltado es de Hearthunting)

Un grupo de la Universidad McMaster de Ontario (Canadá)sentó hace unos años a un grupo de voluntarios frente a un ordenador en el que aparecía la cara de otro jugador. Solo viéndole la cara, el voluntario tenía que decidir si compartiría con él su dinero. Las caras, en realidad, habían sido generadas por ordenador. Y la mayoría de los voluntarios compartió su dinero cuando la cara era una versión cambiada de sexo de la suya propia.

Un equipo de economistas y psicólogos suizos ha demostrado que una simple inhalación de un aerosol de oxitocina hace que la gente confíe más en los extraños y, nuevamente, les preste mucho más dinero en una situación ficticia. La oxitocina y la vasopresina son las hormonas del afecto. Un pico de oxitocina alrededor del parto, por ejemplo, garantiza el apego de la madre al recién nacido.

Las dos hormonas funcionan a través de receptores situados en la superficie de las neuronas. Los genes que fabrican estos dos receptores, el de la oxitocina y el de la vasopresina, evolucionan muy deprisa y producen variantes de mayor o menor actividad, con efectos similares a aumentar o disminuir la cantidad de las hormonas.

En un experimento con parejas de gemelos, un equipo del Instituto Karolinska de Estocolmo (Suecia) demostró una correlación entre las variantes del gen para el receptor de la vasopresina y los "índices de calidad en la relación marital" y de "vinculación con la pareja". El 32% de los hombres con el gen de baja actividad permanecen solteros (frente al 17% con el gen estándar).

Otros experimentos han mostrado que el mismo hombre les parece más deseable a las mujeres si aparece rodeado de mujeres que si está solo. Pero una mujer pierde atractivo para los hombres si aparece rodeada de otros hombres. (Resaltado de Hearthunting)

Fuente: http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Nadie/pareja/ideal/elpepisoc/20101121elpepisoc_1/Tes

Hearthunting, Noviembre de 2010

domingo, 21 de noviembre de 2010

domingo, 7 de noviembre de 2010

Una aproximación científica a las EMOCIONES

Medinet en su blogspot ha publicado un artículo que nos interesa en Hearthunting, porque tiene que ver con las EMOCIONES.

www.medinetmodelia.blogspot.com

El artículo se titula "La realidad es una ilusión", contiene dos vículos a Youtube, interesantísimos y algunos tips que nos orientan en el manejo de nuestras emociones.

Esperamos sea útil para todos.

Hearthunting Noviembre 2010


martes, 19 de octubre de 2010

Hearthunting-Comunidad LGBT


Damos una cordial bienvenida a nuestro programa, a todos y cada uno de aquellos miembros de esta Comunidad. Son tan bienvenidos como los miembros de la Comunidad Heterosexual. Esta área será atendida directamente por nuestro Director Científico, el Dr. Edgar León Lozano, Ps., así como por colegas especializados y con recorrido en el manejo de temas relacionados con LGBT.
Desde ya enlazamos nuestra comunicación con tan prestigiosos colegas como el Dr. Raíces Montero, Ps., argentino, quien nos provee de un inmenso cúmulo de información seria acerca de muchas inquietudes alrededor de la Comunidad LGBT.


Octubre, 2010